En Tiempos de Aletheia

John Steinbeck. Entrevero mayo 2021

El arte del descanso es una parte del arte de trabajar.

 

Cuando un hombre dice que no quiere hablar de algo, suele significar generalmente que no puede pensar en nada más.

 

Teme el momento en que el hombre deje de sufrir y morir por un concepto, porque esta cualidad es el hombre mismo, y lo que le diferencia en el conjunto del universo.

 

Una ciudad se parece mucho a un animal. Tiene un sistema nervioso, una cabeza, unos hombros y unos pies. Está separada de las otras ciudades, de tal modo que no existen dos idénticas. Y es, además, un todo emocional.

 

Toda guerra es un síntoma del fracaso del hombre como un animal pensante.

 

Un alma triste puede matarte más rápido, mucho más rápido que un germen.

 

Yo nunca he hecho nada que no tuviera alguna parte de pecado.

 

Nací perdido y no me gusta que me encuentren.

 

No hay pecado y no hay virtud. Solo hay cosas que la gente hace.

 

Un poco de amor es como un poco de vino… Demasiado de uno u otro enferman al hombre.

 

No debes olvidar que un monstruo es solo una variación, y que para un monstruo la norma es monstruosa.

 

Supongo que nuestra capacidad de autoengaño no tiene límites.